La duplicidad y el excedente de registros en la CURP

La Clave Única de Registro de Población CURP es una herramienta de gran valor en el registro poblacional mexicano, mediante la cual se pueden hacer grandes progresos en la uniformidad y certeza de la información inherente a sus habitantes, así como mejorar el nivel de vida que goza la sociedad y suplir sus requerimientos en materia de acceso a servicios.

Como toda novedad, CURP ha captado la atención tanto de detractores como partidarios, quienes sostienen sus opiniones respecto a este instrumento y encuentran fundamento para ello en los hechos relacionados a la base de datos acontecidos durante estos 22 años en que ha estado funcionando.

Uno de los casos más famosos tiene que ver con el excedente de 60 millones de registros que posee la base de datos CURP. La Secretaría de Gobierno, en su Plan Sectorial 2013-2018 reconoce esta inconsistencia en el sistema (página 25, epígrafe “Acreditación de la identidad de las personas”), lo cual, de acuerdo a los opositores de este sistema, no es más que la punta del iceberg dentro de fallas mayores.

El origen del mal

El excedente es producto de la duplicidad de registros y claves CURP asignadas. Claro, hablamos de duplicidad tomando en cuenta que un mismo individuo tenga sólo dos claves asignadas… pudieran ser más. Esto es un flagelo unido a los hechos de corrupción que empañan la imagen de la Administración Pública, pero que son casi normales en este lado del mundo. Latinoamérica se caracteriza por una alta tolerancia a la criminalidad y si está de algún modo ligada a órganos gubernamentales se tiende a “suavizar” el hecho. Los latinoamericanos olvidamos rápido.

Lo cierto es que se ha dicho hasta la saciedad de la base de datos CURP que es un instrumento innovador, el cual viene a traer beneficios sociales a la colectividad en general. La manera en que está diseñada prevé que otorgue cierto orden a la información recabada en los censos de población y aporte otros datos específicos con los cuales se conforme una base de datos muy completa y sólida, la mejor de América Latina en lo que respecta a competencias. Siendo que se mantiene permanentemente enlazada con otras bases gubernamentales, provee de información actualizada en tiempo real y en campos diversos, todo en una plataforma. Esto permite conocer el estado poblacional del país en cifras concretas y verificables y al mismo tiempo agilizar las gestiones ante la Administración.

Con ello no se quiere minimizar el escándalo y el consiguiente daño ocasionado al sistema y al registro poblacional en general de los mexicanos,  el cual urge depurar para conocer el estado real de la sociedad mexicana, sino poner en perspectiva lo que siempre se ha sostenido: la herramienta es excelente y prometedora; el problema se encuentra en su aplicación, que requiere, sine qua non, de la intervención del hombre.

Para la sociedad mexicana, esto es un escándalo más, mientras que para los demógrafos, sociólogos y otros entendidos de diversas disciplinas inherentes al hombre, el CURP puede aportar más cantidad de datos poblacionales, información más específica, y modernidad a las bases de datos de los sistemas existentes. Es decir, que los beneficios que aporta el CURP se extienden a varios ámbitos de la vida de los mexicanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *